Sobre los ronquidos hay mucha información… Quizá demasiada. Hoy en día hay un exceso de información sobre muchos temas y el problema de la roncopatía no se queda atrás. En ocasiones, cuando buscamos respuestas nos encontramos con multitud de páginas con datos dispersos y contradictorios. En este post de hoy vamos a exponer una relación de verdades y mitos sobre los ronquidos para nos queden claras algunas ideas sobre las que a menudo no se está bien informado.

1. Roncar es normal: Falso

Aproximadamente un 40% de la población mundial ronca. Esto hace que posiblemente todos nosotros conozcamos a alguien que ronque o incluso que convivamos con esa persona. El hecho de que tantísima gente ronque de noche no convierte los ronquidos en algo normal y por ello inofensivo. Este es unos de los principales mitos sobre los ronquidos; roncar es SIEMPRE una señal de que algo no va bien. Pueden ser numerosos los motivos: apnea del sueño, hipertiroidismo, desviación del tabique nasal, hipertensión arterial, etc., y todos ellos necesitan una revisión médica que ataje el problema de raíz. Si roncas, por poco que sea y los ronquidos sólo van a más, consulta a un especialista.

2. Roncar es resultado directo de la obesidad: Verdadero

Cuando se tiene sobrepeso, los tejidos de la garganta tienden a ser más grasos y se inflaman. Esto hace que las vías respiratorias se estrechen y se propicien los ronquidos. En realidad, aunque la obesidad y el sobrepeso están estrechamente relacionadas con los ronquidos, también las personas con una constitución normal e incluso muy delgada pueden sufrir una roncopatía. Una dieta para bajar de peso y ejercicios que fortalezcan los músculos de la garganta siempre mejorarán la condición de salud de quienes roncan.

3. Las mujeres no roncan: Falso

Otro de los grandes mitos sobre los ronquidos. Cierto es que el porcentaje de mujeres que roncan es sustancialmente menor al de los roncadores varones, pero esa distancia se está reduciendo con el paso de los años. Es es debido en parte a la proliferación de enfermedades en las mujeres como las relatadas en el punto primero, que habitualmente siempre han afectado más a hombres. Las mujeres pueden roncar tanto o más que algunos hombres, en cuestión de intensidad. No depende su condición sexual sino de su salud e igualmente pueden ser tratados estos ronquidos por los mismos medios. Aquí puedes leer más sobre el por qué roncamos al dormir.

mitos-sobre-los-ronquidos-mujer

4. Los ronquidos y la apnea están relacionados: Verdadero

De hecho, los ronquidos son síntoma de la apnea del sueño. Esto no quiere decir que quien ronque tenga apnea, pero sí que se dará el caso de que quien tenga apnea ronque. Las personas que sufre ronquidos continuos, con un patrón concreto de paradas y silencios -que son intervalos en los que no se respira anda- serán las que sufran apnea obstructiva del sueño.

5. Los ronquidos son grandes culpables de las discusiones de pareja: Verdadero

Ya sea de forma directa o como un efecto colateral de los ronquidos, esta condición afecta no sólo a la propia persona que ronca si no también a su entorno. Los ronquidos de una pareja afectan al otro al privarlos también del sueño y del descanso, alterando el humor y la irascibilidad. En un artículo publicado por El Mundo en el 2007 se estimaba que para este año, el 2015, el número de parejas que dormirían en cuartos separados por culpa de los ronquidos se duplicaría. ¿Eres parte de esta estadística?

mitos-sobre-los-ronquidos-pareja

6. Los ronquidos aumentan con la edad: Verdadero

Los músculos de la garganta, con los años, se vuelven más flácidos y además se tiende a perder la forma física. Esto agrava la aparición de los ronquidos. En torno a los 60 años el número de personas que roncan se dispara en comparación con los 30 años. Cuanto más tiempo se tarda en ponerle solución a los ronquidos, más difícil conforme pasa el tiempo y mayor es la intensidad y la asiduidad con la que ocurren.

7. Todos los aparatos antirronquidos funcionan: Falso

Decenas de aparatos para dejar de roncar se anuncian hoy en día en Internet y en tiendas pero a la hora de la verdad pocos son los que hacen un verdadero efecto. Los que mejores resultados dan para los problemas de ronquidos fuertes y ronquidos con apnea del sueño son el CPAP y las férulas antirronquidos

8. Fumar influye de forma directa en los ronquidos: Verdadero

El humo que se inhala con el tabaco hace que se reseque la mucosa que recubre la garganta y el movimiento de los músculos se vuelven antinaturales. Además, los músculos de la garganta se inflaman y se estrechan por lo que el paladar blando baja y bloquea el paso del aire. Por eso fumar favorece los ronquidos. Uno de los primeros pasos para dejar de roncar es dejar de fumar.

9. Los ronquidos aumentan con el cansancio y el alcohol: Verdadero

Si te acuestas a las 3 de la mañana hecho polvo y después de una fiesta vas a roncar y peor que otras veces. Eso es así. También el cansancio acumulado de varios días durmiendo escasamente o haciendo un sobresfuerzo favorecen esta situación. El alcohol actúa de igual forma que el tabaco al ser un relajante muscular que permite que los músculos se estrechen. Además, cuanto más cansado se está, más tiende a relajarse el cuerpo para tratar de recuperarse, siendo por ello contraproducente con el tema de los ronquidos.

10. Sólo la cirugía cura los ronquidos: Falso

Como no nos cansamos de repetir, los ronquidos pueden ser causados por muchas y diferentes razones y, por suerte, tratables sin necesidad de cirugía. Esto, desde luego, debe determinarlo el médico especialista. En muchos casos un cambio sustancial en el estilo de vida ayudará notablemente a reducir y eliminar los ronquidos: dieta, postura al dormir, dejar de fumar, no beber antes de dormir, regular el sueño, humidificar la habitación, etc.

mitos-sobre-los-ronquidos-cirugia

11. Dormir cerca de las mascotas hace roncar: Falso

Esto no es cierto. Sólo si se padece alguna alergia a la saliva o al a caspa del animal, pueden aparecer los ronquidos por motivos obvios. Las alergias afectan a las vías respiratorias, las paredes se inflaman y se cierran, impidiendo que el aire circule con normalidad. De por sí, el pelo de las mascotas no tienen mayor influencia en los ronquidos que el pelo humano.

mitos-sobre-los-ronquidos-mascotas

12. Dormir boca arriba favorece los ronquidos: Verdadero

La postura influye en gran medida en la aparición de los ronquidos y cuando se duerme boca arriba es normalmente cuando con mayor intensidad aparecen. Eso es porque los pulmones tienen más espacio para expandirse y el cuerpo está relajado sobre la espalda lo que hace que el cuerpo aspire fuertemente una cantidad mayor de aire.

13. Dormir de lado o boca abajo impide roncar: Falso

Dormir de lado es la postura más recomendada por las noches ya que reduce notablemente y puede llegar a eliminar los ronquidos, pero no siempre es así. Si los ronquidos son graves o están causados por motivos graves, no desaparecerán del todo.

14. Los niños también roncan: Verdadero

No es tan habitual, pero puede ocurrir. Y si en un adulto ya es malo que se haya una roncopatía, en los niños aún más. Normalmente los niños roncan en respuesta a problemas directamente relacionados con sus vías respiratorias. Puede ser un agrandamiento de las amígdalas o de la úvula, alergias y problemas así.

mitos-sobre-los-ronquidos-nino

15. Roncar significa un mayor descanso: Falso

Todo el mundo tiene en mente esa imagen, a menudo retratada en los dibujos animados, en la que alguien que está durmiendo profunda y plácidamente ronca con profusión. Esa imagen, que antes se consideraba cierta, ahora sabemos que es errónea. Una persona que ronca no es sinónimo de persona que está descansado durante el sueño ya que los ronquidos enturbian ese descanso y son contraproducentes. Los normal es que una persona que ha roncado no tenga la misma sensación de descanso y relajación que alguien que no ha roncado en toda la noche; el sueño ha sido más profundo y reparador en el segundo caso.

mitos-sobre-los-ronquidos-moto