Según un estudio de la OMS, el 40% de los adultos no duerme bien. Hay muchos motivos por los que uno puede tener problemas para dormir. Entre los más comunes están los ronquidos. Los ronquidos afectan a una gran parte de la población. Hombres y mujeres sufren este problema.  Los sprays antirronquidos se han convertido en un remedio popular que puede ser adquirido fácilmente: en la farmacia del barrio o en páginas online como Amazon.

¿Cómo funciona el spray antirronquidos?

Los sprays antirronquidos tienen un funcionamiento simple. El principio químico que actúa en los músculos de la garganta viene envasado en una pequeña botella. Ésta lleva unida a una válvula que al presionarla suelta la sustancia antirronquidos. Se recomiendan un par de aplicaciones del producto antes de dormir para dejar de roncar.

spray-antirronquidos

Músculos de la garganta más tonificados y más paso de aire

El efecto del spray antirronquidos es el de tensar los músculos de la garganta. Cuando los músculos de la garganta se tonifican, estos vibran menos y así se puede dejar de roncar. Debemos recordar que el ronquido se produce cuando el velo del paladar blando vibra, provocando los incómodos ruidos del ronquido.

También hay sprays que se aplican en la nariz y que ayudan a despejarla. Una nariz despejada ayuda a no roncar aumenta el flujo de aire.

Puntos a favor del spray antirronquidos

  1. Es barato. Aunque hay productos de alta gama que pueden rondar los 20 euros, un spray de marca reconocida puede ser comprado en la farmacia o en línea por menos de 10 euros. Esto lo hace muy atractivo y puede ser una de las primeras cosas que se pueden probar para dejar de roncar ya que no supone un gran desembolso.
  2. Es cómodo. Comparado con otros métodos, como máscaras que sostienen el mentón, relojes que dan descargas eléctricas cuando detectan el sonido del ronquido y otros aparatos antirronquidos, el spray antirronquidos es de los más cómodos. Un par de aplicaciones y ya se puede dormir tranquilamente.
  3. Lubrica la garganta. Este es un beneficio añadido. Con el spray antirronquidos uno puede levantarse con una garganta que no está seca, con una sensación más agradable.
  4. No hace falta receta médica

Puntos en contra del spray antirronquidos

  1. Puede dejar mal sabor de boca. Los componentes del spray son muy químicos y, aunque se trabaja para que tenga un sabor agradable, a veces dejan un sabor algo artificial.
  2. Algunas personas dicen perder el gusto cuando usan los sprays antirronquidos. Claro, cada experiencia varía según la persona y esto no es una generalidad. Por otra parte, si esto pasa, la solución es fácil: dejar de usar el spray.
  3. Pueden tardar en hacer efecto. Algunos comentarios de usuarios afirman tener que esperar does semanas para empezar a notar los efectos del spray antirronquidos.
  4. Es un desembolso que aunque barato, es muy constante. Hay soluciones más amortizables y aún baratas como la férula antirronquidos.

Componentes del spray antirronquidos

Los sprays antirronquidos que son naturales suelen llevar componentes extracto de menta, melisa, salvia o incluso ácido hialurónico. Quizás el más sorprendente sea este último porque normalmente lo asociamos a la belleza.  Pero el ácido hialurónico ayuda a quitar la mucosa. También pueden llevar vitamina E para ayudar al transporte de oxígeno, tan importante para dejar de roncar.

Los sprays químicos tienen otros principios como glicerina, carragenatos, metil-parahidroxibenzoato sódico, aspartamo, propil-parahidroxibenzoato sódico, ácido cítrico, entre otros.

El spray antirronquidos,¿funciona?

Las opiniones varían mucho dependiendo del usuario. Es difícil encontrar la seguridad de que el spray antirronquidos puede ser la solución a problemas del ronquido.

Afortunadamente, la esperanza, no está perdida. Hay otro producto muy barato y fácil de usar también que es eficaz contra los ronquidos y está avalado por estudios médicos: la férula antirronquidos. Las férulas antirronquidos comparten muchos de los beneficios del spray y no tienen ninguno de sus inconvenientes.

¿Quieres saber aun más? Lee aquí por qué roncamos.