Dormir bien es algo en lo que todos los especialistas inciden y indican que el descanso es uno de los pilares de una vida sana, con consecuencias muy positivas en nuestra salud. Un buen descanso influye en nuestra capacidad para recuperar energía, pero también en la forma que tenemos de quemarla. Todos conocemos las bondades de dormir bien, pero la mayoría de nosotros dejamos al azar los factores que influyen en nuestro descanso, achacando una mala noche a factores externos a nosotros. Existen muchas medidas que podemos tomar para hacer de nuestro sueño, lo más reparador posible,es por eso que en el blog de Don Antironquidos vamos a daros 5  sencillos consejos para dormir bien, consejos que todos podremos adoptar:

Hábitos alimenticios

No descubriremos nada aquí al afirmar que la dieta mediterránea es una delicia tanto al paladar como para la salud. No hay nada que nosotros podemos objetar en ello, sí quizás en el conocido concepto del “horario español” que nos hace cenar a horas incomprensibles para otras culturas. Un hábito que no siendo bueno, tampoco tiene que ser negativo si sabemos qué tomar y cuándo tomarlo para dormir bien. No hay que olvidar que en nuestra dieta, la comida más importante (aunque todas tienen) es el desayuno y el almuerzo, reduciendo la cantidad de la comida en la cena:

  • Desayuno: Es muy importante tener una dosis de energía en esta comida, una dosis que nos dará vitalidad durante todo el día. Para ello los hidratos de carbono y las bebidas estimulantes son bienvenidas, así como la fibra y las vitaminas
  • Almuerzo:  Aquí, los hidratos de carbono dejan paso a las proteínas.  Esto no significa eliminarlos, sino moderar su ingesta. Para poder dormir bien, es importante controlar el consumo de ingesta a partir de ciertas horas, así como el alcohol y la nicotina. Ya vemos, lo contrario al café de la sobremesa y la cerveza antes de comer. Pero tampoco hay que ser extremistas, por ejemplo se puede cambiar el café solo por el café con leche, y tomar una cerveza en lugar de 2.
  • Cena: Es aquí donde debemos prestar más atención ya que es donde pecamos la mayoría. En la cena hay que limitar los líquidos, como el agua, pero no eliminarlos; también deberíamos realizar ingestas ligeras, aboliendo las grasas e hidratos sobre todo a las hora en la que los españoles solemos cenar. Por ejemplo, está bien cenar una pizza de vez en cuando, pero no hacerlo a las 22:30 ya que nos acostaremos en plena digestión (pesada además). No es recomendable acostarse nada más acabar la cena ya que podríamos tener problemas para dormir bien, así como pesadez y problemas para conciliar el sueño.

alimentos-para-dejar-de-roncar-2

Hábitos regulares para dormir bien

Dormir bien también es un acto de regularidad y constancia. Tener una rutina de sueño acostumbra a nuestro cuerpo a unos patrones y comportamientos. Un ejemplo sería acostumbrar nuestro cuerpo a las horas de sueño que necesita para reponerse, y esto choca con dormir más los fines de semana ya que incurrimos en los desfases horarios entre la semana. Es comprensible el placer que provoca dormir más un sábado o domingo, pero si nuestro cuerpo necesita 8 horas, él nos dará las señales de plenitud mientras dormimos, no hace falta obligarnos a dormir más. Dormir bien no significa dormir 6 horas entre semana y reponernos los fines de semana; aunque la cantidad pueda ser cercana, la calidad del sueño y por ende el cansancio no lo es.

En este punto también debemos hablar de la importancia de acostumbrar nuestro cuerpo a rendir sin la necesidad de cafeína. La cafeína y las sustancias estimulantes están entre 3 y 5 horas en nuestro cuerpo, llegando incluso a las 12 horas. Esto choca con el hábito de tomar café por la tarde ya que, para dormir bien, es aconsejable no tomarlo 6 horas antes de ir a la cama.

Hacer ejercicio y otros hábitos para dormir bien

Todos aceptamos que el ejercicio es un buen hábito para dormir bien. Este provoca, el cansancio corporal a la vez que relaja nuestro rendimiento intelectual. Sin embargo  si queremos descansar correctamente, tenemos que tener presente que no debemos realizar ejercicio 3 horas antes de irnos la cama. Esto es porque nuestro cuerpo necesita recomponer la temperatura así como relajarse correctamente. Cuando hacemos ejercicio, nuestra temperatura corporal sube por el esfuerzo y la tensión, y es en el reposo cuando baja y se produce el cansancio o relax.

Del mismo modo que el deporte, hábitos como la lectura también son muy recomendables para conciliar el sueño y dormir bien. Pero ojo, esta lectura tiene que ser fuera de la cama para crear una conexión entre cama y sueño. Los especialistas del sueño afirman que leer o ver la televisión en la cama afecta a nuestro sueño y aconsejan que solamente deberemos ir a la cama cuando nos dispongamos a dormir, y si en un tiempo de 20 minutos no conseguimos conciliar el sueño, levantarnos y pasar a leer o relajarse en el sofá.

ejercicios-para-dejar-de-roncar-pose-leon

Otro de los hábitos para dormir bien a los que nos tenemos que referir es a la famosa siesta. Los especialistas destacan que una correcta siesta no tiene que interferir en nuestro sueño, pero que esta no puede superar los 25 minutos. Una siesta de más de una hora puede incidir no sólo en la capacidad para conciliar el sueño, sino en la calidad de este.

El último consejo al que nos queremos referir en este artículo es la correcta aclimatación del dormitorio. Al contrario de lo que la gente suele pensar, la habitación ideal para el descanso debe ser oscura, silenciosa y fría así como prestar especial atención al cuidado del colchón y el tema de los ronquidos, un tema que trataremos detenidamente en este blog.