Hoy en el blog de Don Antironquidos queremos hablar de la almohada antironquidos, un aparato para dejar de roncar que, junto con las férulas antirronquidos, es la que presenta una mayor efectividad.

Los ronquidos son un problema de salud

A pesar de ser un problema de salud que afecta a un número tan alto de personas los ronquidos no son a menudo tratados como tal. Los roncópatas no siempre se toman en serio la necesidad de dejar de roncar como si de un problema médico se tratara. No es que los ronquidos en sí sean graves, pero sus problemas derivados, como la apnea del sueño sí que lo son. Además, los ronquidos afectan de forma directa al descanso nocturno, dificultando el sueño, lo que tiene consecuencias muy negativas para la persona.

Sin embargo, normalmente es la relación en pareja o conyugal la que más se ve afectada por esta situación y sólo entonces es cuando se toman medidas.

roncar

Los ronquidos deben comenzar a tratarse desde que aparecen, independientemente de si molestan o no a las personas que te rodean cuando estás durmiendo. Hoy en día existen numerosos avances técnicos que te permiten reducir los ronquidos al mínimo e incluso eliminarlos sin necesidad de complicarse demasiado. Nos referimos a los aparatos para dejar de roncar y, en concreto, hoy hablaremos de la almohada antironquidos.

La almohada antironquidos ayuda a dejar de roncar

Quienes nos estén leyendo se habrán encontrado cientos de veces con este nombre en sus búsquedas anteriores de una solución para dejar de roncar. Una almohada antironquidos es precisamente eso, una almohada o cojín ergonómico que previene los ronquidos al favorecer una posición correcta durante el sueño. Es un dispositivo postural que ayuda a que las vías respiratorias de la persona que lo está usando se mantengan en una posición adecuada para que se abran y el aire fluya con normalidad evitando que la garganta y la lengua colapsen y provoquen las vibraciones que son los ronquidos.

almohada-antirronquidos

La almohada antironquidos está pensada y diseñada de forma que la persona deba acostarse de lado. La diferencia con las almohadas comunes es que las antironquidos son más gruesas (al menos tienen 10 centímetros de altura) y están fabricadas de un material que permite a la cabeza estar levantada durante el sueño. Normalmente es espuma o viscolátex, por lo que la cabeza queda perfectamente fija en la almohada y el cuello se mantiene en un ángulo recto con respecto al hombro.

Cómo comprobarán, el mecanismo es simple y podría servir, en realidad, cualquier almohada que sea más gruesa y dura de lo normal. Sin embargo, siempre se corre el riesgo de que por la noche inconscientemente cambiemos la postura y nos deshagamos de la almohada, quizás por incomodidad. Como cualquier nuevo sistema antironquidos, influye mucho el proceso para acostumbrarse a utilizarlo. Muchas personas, sobre todo entre los roncadores, están habituados a dormir boca arriba, que es la postura que propicia los ronquidos. Para ellos, tratar de dormir de lado es a veces un reto, ya que lo normal es que vuelvan a la posición que les resulta más cómoda.

La almohada antironquidos ayuda a estas personas a dormir de lado, pero no les impide que se puedan mover durante la noche, claro está. Su eficacia depende en gran medida de la capacidad de la persona para adaptarse a un cambio de postura y mantenerlo.

almohada-anti-ronquidos-durmiendo

Una de las opciones más recurridas para favorecer la postura lateral al dormir es hacerlo con una almohada larga de modo que el cuerpo se mantenga abrazado a ella. Muchas personas afirman que, en la búsqueda de una posición que les permitiera mantenerse de lado, éste sistema es el que más cómo les resulta. Todo sea cuestión de probar distintas opciones, en realidad.

Almohadas antironquidos inteligentes

Cuando hablamos de los avances actuales de los dispositivos para dejar de roncar no nos referimos sólo a la variedad que tenemos hoy en día en el mercado. Los propios dispositivos van evolucionando y mejorando, adaptándose a la demanda y, sobre todo, haciendo más efectivo su uso. Ha ocurrido así con la almohada antironquidos, por ejemplo.

almohada-anti-ronquidos-opciones

En un post anterior sobre aparatos para dejar de roncar comentamos como el primero de los aparatos a la almohada antironquidos y sus modificaciones inteligentes. Desde hace tiempo se han ido añadiendo mejoras a estas almohadas ergonómicas hasta el punto de que podemos encontrar almohadas inteligentes que con el sonido de los ronquidos se activan debido a un mecanismo eléctrico que se encuentra en el interior y que hace a la almohada moverse para colocar a la persona en la mejor posición posible. Sin embargo, cómo ya concluimos en aquella entrada, no creemos que este nuevo mecanismo incorporado suponga una mejora, pues a pesar de que la idea sea buena llevarla a cabo puede resultar frustrante e incómodo según han indicado algunos consumidores. Además, los rangos de precios de este tipo de almohadas antironquidos son bastantes superiores a los de otros dispositivos, llegando a costar desde 60€ hasta 600€.

Nunca está de más una ayuda extra

Incluso aunque la efectividad de este sistema es palpable y los especialistas siempre recomiendan hacerse con una buena almohada para facilitar el descanso, nunca está de más, como decimos, contar con una ayuda extra como combinar este sistema con el uso de una férula para dejar de roncar. ¿Por qué? Porque además de asegurar un mayor efecto reduciendo el nivel de los ronquidos, utilizar la férula antirronquidos (que recordemos que es el método más efectivo para dejar de roncar después de la cirugía y el CPAP) supone un plan B en el caso de que sin saberlo estemos arrojando la almohada por el borde de la cama para poder tumbarnos boca arriba.